La primera impresión es muy importante, mucho, y más cuando se está buscando un nuevo hogar. Es un aspecto que debes tener muy en cuenta si estás pensando en vender un piso. ¿Merece la pena realizar una pequeña inversión antes de sacarlo al mercado inmobiliario? La respuesta es rotunda: sí.

No se trata de emprender una gran reforma, a menos que la vivienda esté realmente en malas condiciones. Si su estado es aceptable, basta con realizar unos pequeños cambios y darle un lavado de cara para hacerla más atractiva. Verás como tardas mucho menos en vender el piso.

Y no solo lo venderás antes, sino que lo habrás revalorizado y podrás pedir más por él. De hecho, un estudio de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de la Construcción señala que el valor de una vivienda reformada se incrementa hasta en un 20 %. Con este dato es evidente que hacer algunas mejoras antes de vender un piso es una inversión muy rentable. ¿Pero qué se puede hacer?

1. Cocina y baño

Son, sin duda, las dos estancias que siempre acaparan más miradas y que conviene poner a punto antes de vender un piso. En el caso de la cocina, si los muebles están en buen estado, una nueva encimera y unos grifos modernos serán suficiente para renovar su imagen. Poner solo unas puertas nuevas en los armarios es otra posibilidad.

¿Y si los muebles o los azulejos están anticuados? No hace falta cambiarlos, hoy en día existen pinturas fabulosas para dar a las superficies un aire mucho más actual. Lo puedes hacer también en el baño, donde unos sanitarios nuevos pueden hacer maravillas.

2. Paredes

Una manita de pintura para dar a las paredes un aspecto pulcro es imprescindible. Superficies lisas y en colores claros son aspectos clave que ayudan a crear un ambiente agradable y a vender el piso con mayor rapidez. No experimentes con colores fuertes o muy de tendencia, se trata de agradar al mayor número de potenciales compradores, por eso, lo mejor son tonos neutros.

3. Suelos

Seguramente sea lo que más sufre en una vivienda y uno de los aspectos en los que tendrás que invertir si estás pensando en vender un piso. Soluciones hay muchas, y no es necesario gastar un dineral. En el mercado hay suelos laminados y vinílicos muy económicos, muy vistosos y que se instalan con gran facilidad.

4. Puertas

Si tienen muchos años o un diseño demasiado clásico, siempre será buena idea cambiarlas. Puertas nuevas también incrementarán el valor del piso que quieres vender. Pero si no te llega el presupuesto para ello y las puertas están en buen estado, existe la opción de lacarlas, en blanco con unos tiradores nuevos parecerán otras.

 5. Climatización

Una vivienda con aire acondicionado es más atractiva. Si el piso que quieres vender no lo tiene, haz esta pequeña inversión. Los posibles compradores lo tendrán muy en cuenta, seguro.

6. Decoración

Vender un piso amueblado es más fácil. ¿La razón? Que visualmente las viviendas son más atractivas y, además, parecen más grandes. Pero si se trata de tu hogar, lo mejor es que retires objetos decorativos demasiado personales y despejes un poco los espacios antes de enseñarlo. Lo que a ti te encanta puede que a todos los potenciales compradores no. Cuanto más neutra sea la decoración, mejor.

Si el piso que vas a vender está vacío, pon unos muebles básicos. Pero no caigas en el error de colocar el sofá de la abuela o ese conjunto de mesa y sillas que tienes desde hace años en el trastero. Invierte en unos muebles y textiles sencillos y coloca accesorios como cojines y plantas, no hará falta más.

Con estas pequeñas reformas actualizarás el piso, será más sencillo seducir a los compradores interesados y obtendrás una mayor rentabilidad por su venta. Si además cuentas con el asesoramiento de los profesionales de Primer Grupo Gran Vía, todo el proceso será más rápido y cómodo para ti.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?