El Reino Unido es el tercer destino en lo que a las exportaciones españolas de maquinaria y materiales de construcción se refiere, el más importante tras Francia y Alemania. De los más de 21 mil millones de euros que ingresó España por la exportación de los productos relacionados con este sector en 2015, aproximadamente el 6,8% de ellos tuvieron como destino algún punto de la geografía británica.

Impacto general en la construcción

En el momento en el que aparece cualquier tipo de restricción referente a la libre circulación de personas, como pasaría en el caso de la implantación oficial del Brexit, las consecuencias podrían significar la pérdida de inversión y empleo en este sector que genera unos tres millones de empleos en el Reino Unido.

En este rico sector de la construcción y la ingeniería se ven involucrados diferentes profesionales del entorno de la Unión Europea y España presenta a grandes empresas constructoras que se ven beneficiadas por estos acuerdos y movimientos, implicadas completamente en las infraestructuras británicas y generando una potente fuente de ingresos.

Las compañías constructoras en el Reino Unido

Uno de los impactos más inminentes e inmediatos del Brexit en las empresas constructoras españolas que operan en el Reino Unido es el relacionado con la importación de los materiales necesarios para estos proyectos, suponiendo que estos materiales tengan que enfrentarse al coste de nuevos aranceles.

Existe también una llamativa sensación de incertidumbre frente a la participación de compañías británicas en concursos de proyectos de infraestructuras de la Unión Europea puesto que actualmente cuentan con el beneficio del libre acceso que tendrá que ser tratado en las negociaciones de salida y podría abrir nuevas oportunidades para las empresas del resto de los países.

Las pymes españolas ante el Brexit

Las pequeñas y medianas empresas relacionadas con la construcción o la inmobiliaria serán de las más castigadas con el impacto del Brexit puesto que están menos acostumbradas a solventar la necesidad de abrirse a nuevos mercados o cambiar las estrategias previamente trazadas en sus líneas de acción e inversión.

Se prevé que las empresas de pequeño y mediano tamaño se enfrenten a mayores tasas de morosidad a partir del Brexit suponiendo un incremento del 14% en la insolvencia de determinados pagadores en un escenario sin acuerdo, puesto que el impacto de los beneficios en la negociación entre países fuera de la Unión Europea cesará.

Además, la recesión en la industria agroalimentaria

Un Brexit sin acuerdo tendría impacto en otros sectores relacionados en España como puede ser el agroalimentario que se sumiría en una recesión con la caída de las exportaciones a Reino Unido hasta un máximo del 5,4% interanual en 2020 según un estudio del Instituto Agrícola Catalán.

En el caso de que finalmente se diera un Brexit con una salida acordada se amortiguarían los efectos negativos reduciendo el crecimiento de las exportaciones entorno al 1% interanual, lo que finalmente le costaría  a la economía total española entre una y dos décimas de crecimiento del PIB y 300 mil empleos.

Compártelo: