Para muchos propietarios, disfrutar de una terraza roza lo mágico: un lugar para relajarse, entretenerse, cocinar y descansar del día a día. La adecuación de este espacio exterior, comienza con la elección de los materiales más adecuados. Su selección puede tener un gran efecto en la apariencia, la durabilidad y la funcionalidad de la terraza y, cómo no, en la propia revalorización del inmueble.

Antes de decidir qué tipo de terraza quieres, primero visualiza bien el espacio disponible. Ten en cuenta que ésta no solo debe complementar tu casa, también ayuda a mejorar tu estilo y calidad de vida. Si dispones de mucho espacio, piensa en incorporar una combinación de diferentes materiales de pavimentación. Recuerda que el uso de múltiples materiales te permitirá incluso crear diferentes espacios en una misma terraza.

La elección de materiales para diseñar tu terraza, debe centrarse en base a diferentes criterios: que sean fáciles de mantener, que no supongan un gran coste, que te ayuden a reformar tu terraza en un tiempo prudencial… Aquí te ofrecemos algunas ideas…

Hormigón

El hormigón es el material para terrazas más elegido por los propietarios. Es estructuralmente sólido, económico e incluso puede pintarse para imitar otros materiales de pavimentación de alta calidad. Es ideal para viviendas ubicadas en zonas de climas moderados a cálidos donde las heladas no son una preocupación constante.

Ladrillos

Disponibles en una extensa variedad de colores, los ladrillos te ayudan a crear un patio acogedor y atractivo. Crear un tipo de terraza con el ladrillo como protagonista generalmente cuesta más a la hora de construirlo, no solo por los materiales en sí, sino también por la mano de obra ya que cada ladrillo debe colocarse a mano y nivelarse.

Adoquines

A menudo fabricados con cemento, ceniza o piedra, los adoquines es una de las opciones más utilizada simplemente por su bajo precio y su instalación muy simple: tendrás tu terraza perfecta en cuestión de horas.

Si planeas reformar por ti mismo la terraza de tu casa, necesitarás un sustrato adecuado que consista de al menos medio metro de arena y un borde permanente, como un bordillo por ejemplo, para evitar que los adoquines se muevan. Recuerda que los adoquines se pueden colocar en seco uniéndolos firmemente o instalados con juntas de mortero uniformes.

Piedra

Si lo que quieres es una terraza de aspecto algo más premium,, la piedra es una opción a tener en cuenta pero ojo, también es de las más caras. Sobre todo, si te decantas por una piedra concreta que no sea de origen.

Las piedras planas de forma irregular ofrecen un efecto acogedor e incluso relajante, mientras que las piedras de granito o de pizarra de corte uniforme pueden darle a tu terraza un aspecto más formal y elegante.

Date cuenta que la piedra natural es extremadamente duradera en cualquier terraza, pero si ésta está junto a una piscina, es importante que optes por una variedad antideslizante.

Loseta

Disponible en cerámica, vidrio, porcelana, terracota y piedra natural, las baldosas ayudan a crear bonitos mosaicos en terrazas. Ayudan también a crear ambientes más frescos bajo nuestros pies. Eso sí, para resistir el clima, ten en muy en cuenta que la loseta por la que optes esté especialmente pensada para su uso exterior.

Grava y arena

Si no te gustan los pavimentos sólidos para terrazas, quizás la grava o la arena pueden ser más tu estilo cara a lograr esa terraza perfecta. Tanto la arena como la grava ofrecen una gran variedad de colores y texturas a precios bajos, e incluso los jardines zen pueden funcionar perfectamente como elección para tu terraza. Aunque eso sí, necesitarás primero instalar un perímetro sólido para evitar que este material suelto se extienda fuera del borde previsto.

Sea cual sea tu elección, recuerda siempre que cuidar y reformar tu terraza te ayudará también a, en caso de venta, pedir un extra por esta importante parte de tu casa. ¡Tenlo en cuenta!

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?