Te hemos encontrado el piso de tus sueños, pero ahora queda ponerlo a tu gusto, adaptarlo a tus necesidades, o hacerlo más funcional. O simplemente la vivienda necesita unos retoques, no demasiados pero de cierta entidad, porque la distribución no te gusta, o porque vas a poner cenefas de escayola, y algunas cosillas más por ejemplo.

O puede ser que la reforma sea más grande, porque te encanta la zona, la luminosidad, el barrio… pero quieres convertirlo en un loft, porque siempre ha sido tu sueño; o es posible que esperes un nuevo miembro en la familia, y quieras aprovechar para tirar tabiques, y reorganizar toda la vivienda.

No te preocupes, al igual que te hemos conseguido el que será tu hogar, Primer Grupo Gran Vía, aquí te contamos qué permisos necesitarás para hacer las reformas, cómo conseguirlos y dónde.

Obras y reformas en viviendas: permisos municipales y otros “papeleos”

Antes de nada, hay que dejar claro que cada municipio tiene sus propias Ordenanzas, y por lo tanto, dependiendo de la ubicación del inmueble, las tasas, los permisos y autorizaciones puede variar sustancialmente. Incluso en lugares grandes como Madrid, la gestión de cualquier obra, va a depender del distrito municipal en que nos encontremos.

En Madrid, para la realización de obras o reformas en viviendas, edificios residenciales es necesario realizar una comunicación previa, declaración responsable o licencia urbanística, cuyo régimen general se encuentra recogido en la Ordenanza Municipal de Tramitación de Licencias Urbanísticas; dependiendo de la obra a realizar.

Un acto comunicado se trata de comunicar al Ayuntamiento nuestro interés de realizar obras y reformas de pequeña envergadura que no necesitan proyecto técnico (cambio de ventanas etc.)

En un acto comunicado, nos van a exigir una serie de documentos junto con la comunicación que efectuemos: impreso de solicitud y características básicas, plano, croquis o fotocopia de callejero con la situación del edificio; memoria que describa la actuación a realizar, presupuesto de la ejecución de la reforma y los impresos de autoliquidación de tributo correspondiente.

También es posible que nos pidan los planos o croquis, a escala, acotados, de planta y/o sección y/o alzado que reflejen el estado actual y, en su caso, el reformado tras la intervención; y si bien no es necesaria la intervención de un técnico (arquitecto), sí será mucho más sencillo si tratamos con el auxilio de profesionales como Primer Grupo Gran Vía, que de un modo conjunto y unitario nos realicen todas las gestiones necesarias.

Las reformas de acabados son obras de conservación consistentes en la sustitución de acabados interiores de una única vivienda. Tales como, pintar, cambiar el suelo, alicatados…etc., siempre y cuando no estén protegidos arquitectónicamente. La norma es que no es necesario solicitar un permiso de obra, únicamente es necesario comunicar la obra.

Este tipo  de obra estará exento de permisos siempre y cuando no sea necesario colocar un contenedor o saco de escombro en la vía pública. En este caso es necesario comunicarlo al Ayuntamiento y pagar por los días que lo vayas a necesitar.

El coste va a depender del tamaño del contenedor o saco y de la categoría de la calle. Este importe es solamente por ocupar la calle, el contenedor o saco de obra se contrata a empresas privadas del sector y el precio por alquilar estos elementos es libre, dependerá de la empresa.

La Licencia de Obra Menor se requiere en todas aquellas obras o reparaciones menores que no afecten, en ningún caso, la estructura o elementos sustentables del inmueble. Es decir, son sencillas y pequeñas obras de simple reparación o decoración y no precisan de un estudio técnico porque generalmente son de escasa cuantía económica.

Pero una vez aprobada la licencia, se pagará el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), que se corresponde con un porcentaje entre el 2 y 4% del presupuesto de obra.

Si son obras que afectan a la estructura del inmueble como ampliaciones, restructuración, restauración o rehabilitación de un inmueble, nos encontramos con la necesidad de pedir una licencia de Obra Mayor.

Como hemos dicho, independientemente del tipo de obra que vayamos a hacer en nuestra vivienda es casi seguro que vamos a generar escombros y por lo tanto vamos a necesitar una autorización para la ocupación de la vía pública con un saco o contenedor de escombros.

Para solicitar una licencia serán exigibles dos pagos, por un lado la Tasa Urbanística que se abona al realizar la solicitud de licencia. Es el coste de los técnicos municipales que tramitan el expediente. Las tasas varían  dependido de los metros que vayamos a modificar.

En segundo lugar, existe un impuesto llamado ICIO que va en función del presupuesto estimado que acompaña la licencia. Dependiendo de los ayuntamientos ronda el 4% del PEM (presupuesto de ejecución material). Este impuesto se suele pagar una vez concedida la licencia.

La licencia ordinaria es aquella que necesita un proyecto de un técnico (arquitecto): las obras que requieren la intervención de un técnico para su ejecución son obras de cierta entidad y se refieren a la modificación de estructuras como pilares, vigas, paredes o muros de carga, suelo, techos, cubiertas, etc.

En el caso de que la reforma afecte a los elementos comunes dentro de una comunidad de vecinos se debe llevar a cabo un proyecto conjunto de la fachada que debe venir autorizado por la Comunidad de propietarios

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?