Cuando tenemos una mascota, siempre será prioridad encontrar un espacio donde ellos puedan convivir con los demás, por lo que conocer las diferentes opciones para comprar un piso, donde sean admitidos estos miembros de la familia, es muy importante. Es necesario conocer lo que dice la normativa para no incurrir en ningún tipo de infracción, así como poder conseguir una opción que ofrezca una buena calidad de vida para las mascotas.

Comprar un piso puede ser una transacción sencilla, pero poder ubicar una opción donde sean admitidas las mascotas, podría ser algo mucho más pesado. Es importante destacar que las opciones que no admiten mascotas están en su derecho de hacerlo, siempre y cuando todo quede estipulado en un contrato. Si se tiene mascotas y ya el proceso de comprar un piso ha iniciado, es necesario leer con detenimiento las normativas en el contrato.

El derecho de todo inquilino que desea comprar un piso teniendo mascota es que puede hacerlo libremente, pero legalmente deberá tomar la precaución de leer con detenimiento lo expuesto en el contrato de compra. La ley estipula que la persona debe seguir al pie de la letra lo indicado en el contrato, de no hacerlo le estaría dando nulidad a su opción de compra. Así mismo, la ley es muy clara sobre el impacto de las mascotas en el entorno.

Si una mascota hace algún tipo de daño a una infraestructura, a otras personas, e incluso a otras mascotas, el dueño de la misma tendrá la obligación de reparar los daños y responder a las diferentes autoridades competentes. En primera instancia será el casero o propietario anterior quien podría descontar el daño de alguna fianza o pago de seguro para imprevistos. He allí donde radica la importancia de que los propietarios estén asegurados.

¿Qué aconseja la ley sobre las mascotas antes de comprar un piso?

Dependiendo del tipo de mascota que el propietario desee tener en la vivienda, se establecerán las condiciones para incurrir en faltas legales. En primer lugar, siempre se recomienda que el inquilino contrate un seguro que cubra cualquier tipo de daño o desperfecto que puedan tener origen en la mascota. Aunque contratar un seguro no sea una obligación legal, si pasará a serlo cuando esté estipulado en la cláusula de mascotas del contrato.

Una buena estrategia para convencer al antiguo propietario para vender el inmueble para personas con mascotas, es que a la hora de comprar un piso ya se cuente de manera anticipada con el seguro. En el caso de los animales catalogados como potencialmente peligrosos, si existe la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra todo tipo de daños que puedan afectar a terceros, así lo establece la Ley 50/1999 ante estos escenarios.

Es recomendable seguir al pie de la letra las indicaciones que se estipulen en los contratos, ya que el propietario siempre tendrá el derecho de permitir o no la habitabilidad para animales en su propiedad, así como podrá disolver el contrato cuando detecte algún tipo de incumplimiento que anule los acuerdos previos.

Consejos para comprar piso para personas con perros

Debido a que los perros son las mascotas más comunes para habitar un piso, seguidos muy de cerca por los gatos, será una buena estrategia contar con lo que se conoce como currículo canino, en este tipo de identificación se establecen datos importantes del canino entre los que destacan el nombre y edad del can, si está o no esterilizado, así como un complemento fotográfico que muestre de manera agradable a la mascota.

En el currículo canino será muy importante dejar todos los datos referentes a la salud de la mascota, así como un apartado reservado para saber si cuenta o no con vacunas. Si la compra del piso ya es un hecho, también es una buena idea invertir en adiestrar al canino con un educador, así como requerir recomendaciones del veterinario que estén explicitas en el currículo canino.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?