Amueblar un piso con buen gusto no siempre es una cuestión de presupuesto. También se puede conseguir sin necesidad de hacer una gran inversión. Basta con dedicar algo de tiempo para buscar en sitios adecuados, reutilizar, reciclar y sacar a relucir la creatividad. Por muy poco es posible decorar una casa con un resultado realmente extraordinario.

Pero, antes de empezar a buscar muebles, es importante plantearse dos cuestiones claves: la primera es establecer un presupuesto máximo y, la segunda, es marcarse prioridades y plantearse si es necesario amueblar todo el piso o se puede dejar alguna estancia vacía a la espera de que mejoren las finanzas personales.

1. Primer consejo para amueblar un piso: menos, es más

Cuando el presupuesto es ajustado, una buena idea a la hora de amueblar un piso es apostar por el minimalismo. Éste es un estilo que es tendencia desde hace algunos años. Unos muebles básicos, pero bien elegidos, pueden dar al hogar ese aire de exclusividad que todos buscamos para nuestros hogares.

Lo ideal es hacer una pequeña lista con los imprescindibles: en el dormitorio: cama y armario; en el salón y comedor: sofá, mesa y sillas y finalmente, en la cocina y en los baños: los armarios básicos. Y, puesto que se va a reducir el número de muebles, conviene que los elegidos sean vistosos, incluso aunque la primera opción sean los establecimientos low cost.

La distinción se puede conseguir con pequeños muebles auxiliares y con accesorios de decoración, tales como cojines, alfombras, lámparas, etc. Esa es la apuesta de otro de esos estilos que son tendencia y en el que se prescinde de lo que es accesorio: el slow deco.

2. Dedicar un tiempo a buscar ofertas

Las prisas suelen salir caras si de comprar mobiliario se trata. Con algo de paciencia es posible encontrar buenas ofertas que permitirán amueblar el piso reduciendo notablemente el gasto. Los outlets son una buena alternativa porque cada vez son más los fabricantes y marcas que disponen de tiendas físicas o virtuales donde comercializan muebles de temporadas pasadas o descatalogados.

Y, si no hay mucha prisa por amueblar el piso, aún hay otra alternativa: esperar a que ese establecimiento en el que se han encontrado esos muebles ideales inicie un periodo de rebajas o aplique descuentos. En ocasiones el ahorro puede ser interesante.

3. Muebles multifuncionales

Cuando el presupuesto es realmente ajustado, hay muebles que responden a diferentes necesidades y, además de funcionales son realmente decorativos. Son perfectos, por lo tanto, para amueblar un piso con muy poco prepuesto porque cubren las carencias de un mobiliario completo.

Ejemplos hay muchos. Si el presupuesto no llega para amueblar la habitación de invitados, un sofá cama es una solución muy práctica. Si habitualmente no hay invitados, siempre se puede poner una mesa de centro elevable o una barra en la cocina para comer.

4. Reciclar y reutilizar

No siempre es necesario adquirir muebles nuevos para decorar una vivienda. Los muebles con algunos años puede tener una segunda vida con un look completamente renovado y por una inversión mínima. Tan solo hace falta algo de ingenio y de habilidad.

A veces es suficiente con aplicar una nueva capa de pintura o un cambio de tiradores para que una cómoda o un armario pasado de moda adquieran un aspecto mucho más actual. Con unas puertas antiguas se puede hacer un cabecero para la cama. Y un tapizado nuevo cambiará por completo el estilo de unas sillas. De esta forma se puede ahorrar mucho al amueblar un piso.

5. DYI: hazlo tú mismo

Materiales modestos y mucha creatividad también son un buen aliado para amueblar un piso con poco presupuesto. Las cajas de madera y palets, pueden servir para crear sofás, canapés, estanterías e incluso mesas. Si de lo que se trata es de decorar una terraza o jardín, esta es una solución recurrente y muy vistosa.

Comprar o alquilar una vivienda siempre supone un desembolso importante. Sin embargo, eso no significa que no se pueda amueblar el piso con estilo. Estos consejos son la llave para tener un hogar de revista por mucho menos de lo que parece.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?