Comprar una plaza de garaje es una magnífica inversión, muy especialmente en el centro de las grandes ciudades, donde el problema del aparcamiento es más acusado. Por supuesto, también es una forma de satisfacer la necesidad de contar con un lugar donde estacionar el vehículo particular cuando la vivienda no dispone de aparcamiento privado.

Al igual que ocurre con el de la vivienda, el mercado de la compraventa de garajes es un mercado en continuo movimiento, sometido además a oscilaciones de precio en función de la demanda y de las circunstancias del momento. Por ello, es importante tener en cuenta algunas cuestiones básicas antes de comprar una plaza de garaje.

1. Elegir bien la ubicación

Este aspecto es especialmente relevante si el objetivo de la compra de la plaza de garaje es la inversión. Cuando es así, conviene elegir con cuidado la zona, haciendo un pequeño estudio de mercado que indique el nivel de demanda y los precios. Lo ideal es encontrar un equilibrio entre ambos factores. De ello dependerá la rentabilidad del alquiler.

2. Valorar el precio de la plaza de garaje

El precio es el primer factor que se analiza a la hora de comprar una plaza de garaje. Pero, para determinar si es justo o no, hay que estudiar con detenimiento algunos aspectos esenciales. Incluso en una misma zona los precios pueden variar notablemente.

Antigüedad de la zona: hoy en día, cualquier vivienda de nueva construcción debe disponer de al menos una plaza de garaje. En zonas más jóvenes la demanda será menor, pero los precios de venta serán también más ajustados.

Tipología de barrio: hay áreas que, sin estar situadas en el corazón de las ciudades, tienen una alta demanda de aparcamiento. Son zonas donde hay centros de trabajo. En ellas es posible que el precio de venta sea más elevado que incluso en áreas más céntricas.

Características de la plaza de garaje: las dimensiones, la iluminación, la accesibilidad o la cercanía a la salida son cuestiones que conviene valorar bien a la hora de elegir la plaza. El precio está siempre condicionado por estos aspectos y otros, como el acceso a calles amplias o a grandes vías de comunicación.

3. Comprobar las cargas

Antes de comprar una plaza de garaje es importante asegurarse de que no existen deudas contraídas o cargas. No hay que olvidar que, si se formaliza la operación y no se comprueban estas cuestiones, el comprador adquirirá estas obligaciones.

En ese sentido, conviene moverse en tres direcciones: la primera es solicitar una nota simple en el Registro; la segunda, comprobar en el Ayuntamiento que la plaza se encuentra al corriente de pago del IBI; y, la tercera, comprobar que también está al corriente de pago en las obligaciones con la comunidad de propietarios.

4. Calcular gastos habituales

Al comprar una plaza de garaje se adquiere un bien inmueble que habitualmente lleva asociados una serie de gastos recurrentes. En ese aspecto, hay que valorar la cuota que hay que asumir como pago a la comunidad de propietarios, si hay alguna derrama en marcha o a la vista o el valor del Impuesto de Bienes Inmuebles. Estos gastos son importantes siempre, pero más cuando el objetivo es obtener rentabilidad de la plaza.

5. Sumar los gastos asociados la compra de la plaza de garaje

Todo inmueble lleva unos cargos asociados que se suman al precio de la adquisición. Por ello, es importante calcular el coste total que supondrá comprar la plaza de garaje, tanto si se necesita financiación para ello como si no es necesaria.

El primero de los gastos es el de los impuestos. El impuesto a pagar será el IVA, si la plaza de garaje se adquiere directamente del promotor (primera transmisión). Si la plaza de garaje se adquiere independientemente de una vivienda, el IVA aplicable es el 21%.  Si la plaza de garaje se adquiere conjuntamente con una vivienda dentro del mismo edificio, el IVA se asimilará al de la vivienda, es decir, el 10 %.

Si la plaza de garaje se adquiere de otro propietario que no es el promotor (segunda o posterior transmisión), el impuesto a aplicar será el ITP, al tipo del 10 % (aplicable en Comunidad Valenciana en 2022).

Gastos añadidos son el de la formalización de la escritura ante notario y el del Registro de la Propiedad. También se deben sumar los honorarios de agencia inmobiliaria o gestoría y, en caso de financiación, todos los gastos relacionados con la misma.

A la hora de comprar una plaza de garaje, como siempre que se trata de un bien inmobiliario, el consejo fundamental es no precipitarse. Son muchos los aspectos que entran en juego y una mala decisión puede acabar costando muy caro.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?