Todas las estancias de cualquier vivienda tienen sus propias características y singularidades. Por ello, para escoger los mejores suelos para cada una de ellas, habrá que tener en cuenta condicionantes como la exposición a los rayos UV del sol o la humedad interior, así como el tipo de uso que se les dé:

Los dormitorios o salas de estudio, por ejemplo, no se deterioran tanto como el salón o la cocina, mucho más utilizadas y transitadas por los habitantes de cualquier casa. Así pues, además del factor decorativo y estético habrá que tener en cuenta una serie de cuestiones a la hora de elegir cada tipo de suelo para cada estancia. Te los explicamos a continuación.

Cocinas y cuartos de baño

Para estas estancias tan empleadas en cualquier vivienda, pueden instalarse varios tipos de suelos: si cuentas con un buen presupuesto, los porcelánicos o los cerámicos serán excelentes opciones a instalar ya que resisten de una forma muy óptima y duradera a la humedad acumulada dentro, típica en cocinas y baños durante cualquier época del año. El resto de alternativas son estas:

Suelos vinílicos. Definitivamente son uno de los mejores suelos para casas, vienen bien en cualquier estancia, aunque lo cierto es que son especialmente ideales en baños o cocinas porque no se estropean por la humedad, ayudan a que no campen a sus anchas los hongos y se limpian con gran rapidez y facilidad. Existen muchos modelos diferentes a elegir y son económicos.

Suelos de mármol. Es el suelo más resistente de todos y, en zonas geográficas excesivamente calurosas, consiguen que la estancia mantenga en todo momento una temperatura un poco más fresca. Eso sí, esta opción tan distinguida es más recomendable en baños que en la cocina, pues si se mancha no puede limpiarse con facilidad.

Parqués y suelos laminados especiales. Solo recomendables si son específicos para dichas estancias, pero son más caros por esa misma razón.

Salones y comedores

Al ser las habitaciones más utilizadas en general en cualquier vivienda, es importante que tengas muy en cuenta tus gustos estéticos. Destacan también el suelo laminado y el parqué, así como el gres y el gres porcelánico porque tienen las siguientes ventajas:

Suelos de gres. Este tipo de suelo es el más demandado y usado en nuestro país para comedores y salas de estar. Ofrece una amplia gama de texturas, colores, tamaños, calidades y precios que se adaptan a todos los bolsillos. Además, desde el punto de vista funcional, cabe destacar que este duradero material es muy limpio y no conlleva prácticamente ningún mantenimiento.

– Gres porcelánico. Muy parecido al anterior, esta clase de suelo algo más costoso tiene una apariencia muy parecida a los de cerámica, pero son bastante más resistentes y ofrecen una mínima absorción del agua, por lo que es perfecto para zonas húmedas, como la cocina-comedor, o muy expuestas al uso y el desgate, como suele ser el salón.

Dormitorios

Todos y cada uno de los mejores suelos para casas descritos hasta aquí podrían instalarse también en los dormitorios de cualquier vivienda, ya que al ser habitaciones muy poco usadas no están tan expuestas al deterioro, pero lo cierto es que los que aportan mayor confort y bienestar suelen ser los parqués y las moquetas:

Ambas clases de suelo ofrecen a los habitantes de la casa lo que cualquiera desearía: poder caminar con los pies descalzos por dentro de la habitación, sin miedo a resfriarse. Pues bien, con la moqueta o el parqué y la instalación de suelo radiante se puede conseguir dicho propósito.

En cuanto a la moqueta, ésta presenta pros y contras. Uno de los pros es que, si se instala en dormitorios del segundo piso de una casa, disminuirán los ruidos en la planta de abajo. Por otro lado, unos de los contras es que no suele ser recomendable para instalar en dormitorios infantiles, pues es muy posible que terminen llenos de manchas que una vez se sequen y se adhieran a la moqueta, costarán mucho de eliminar y, si tú o algún miembro de tu familia sois alérgicos al polvo, tampoco serán muy aconsejables ya que suelen ser más costosos de limpiar que otros tipos de suelos.

Que tengas en cuenta estos sencillos ‘tips’ es muy importante para que tu nueva vivienda, bien en proceso de construcción o reforma, esté bien acabada por dentro: de la misma manera que es crucial una buena fachada y techos, también lo es el suelo que más vas a pisar y disfrutar con tu familia.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?