¿Te has preguntado alguna vez si existen bases de datos que registren préstamos concernientes al ámbito financiero? El CIRBE engloba precisamente dichos aspectos. Te contamos de una forma más amplia cuál es su función.

El Banco de España afirma que, con el CIRBE, es posible conocer el estado de las cuentas de los clientes; concernientes a las diversas entidades financieras, donde los préstamos y los créditos están a la orden del día. Éstos son indispensables al realizar todo tipo de transacciones o compras de propiedades inmobiliarias a nivel nacional e internacional.

¿En qué consiste el CIRBE?

Se trata de una base de datos puesta en marcha años atrás por parte del Banco de España. También se le conoce como Central de Información de Riesgos del Banco de España. En su plataforma, se registra toda la información concerniente a las deudas, avales y sistemas crediticios de personas físicas o jurídicas en los bancos; gozando de un sistema interactivo y de fácil acceso para los clientes.

A su vez se emiten informes detallados a nivel público, revelando los préstamos que las entidades financieras mantienen con sus clientes en todo momento; alertando sobre los riesgos directos o indirectos, por medio de información relevante y de fácil acceso –llegando a superar hasta los 9.000 euros–. Asimismo, los datos suministrados se corresponden a las declaraciones más recientes y actualizadas.

Adicionalmente, el CIRBE puede elaborar un informe de riesgos con mayor detalle para los titulares que lo soliciten. El mismo, revela las operaciones realizadas y un código de identificación correspondiente a cada una de ellas. Sin embargo, los datos personales permanecen totalmente anónimos, ante cualquier tercero que podría irrumpir en la privacidad.

¿Cuál es la función del CIRBE?

Gracias al CIRBE, las empresas del sector inmobiliario o hipotecario, pueden estar al tanto respecto a todos los sistemas de préstamos de sus clientes. Todo esto a través de un informe detallado donde se reflejan los datos más importantes, con la debida firma y autorización; siendo un sistema bastante solicitado en la actualidad por diversas razones.

Una de las principales, consiste en esclarecer si el cliente tiene obligaciones contraídas con otras entidades bancarias que puedan poner en riesgo cualquier operación económica, ya que los bancos necesitan determinar si el individuo puede asumir sus responsabilidades financieras, sin que esto represente un problema a largo plazo.

Al constatar estos datos, se autorizan o no las operaciones. Asimismo, quienes forman parte de la base de datos del CIRBE, no pueden darse de baja de la plataforma si lo desean. Sin embargo, es posible resguardar sus datos personales, siguiendo los parámetros impuestos por la LOPD. En consecuencia, bajo ninguna concepción se puede interferir en la intimidad de quienes forman parte de este registro.

¿Existen consecuencias si se tienen deudas en el CIRBE?

Si se posee una deuda debidamente registrada en el CIRBE, se corre el riesgo de no poder adquirir nuevas financiaciones por parte de las entidades, como lo es el caso de las cajas de ahorros, las empresas inmobiliarias y toda cooperativa que se encargue de facilitar créditos, representando este factor un obstáculo si se tiene el propósito de emprender nuevos proyectos que ameriten capital, ya que estas entidades toman muy en cuenta el perfil financiero de sus solicitantes a la hora de concederles todo tipo de financiamientos. Es por ello que el CIRBE facilita la información necesaria, garantizando que la persona pueda pagar sus deudas a tiempo, evitando tratar en el futuro con morosos que retrasen el crecimiento económico de estas empresas.

Cabe destacar que los deudores del CIRBE, tienen la oportunidad de analizar su situación financiera con los informes de riesgo. De tal forma, podrán elaborar planes de acción que les permitan solventar y afrontar este tipo de situaciones, en pro de establecer límites de tiempo a la hora de pagar las cuotas necesarias, y así limpiar su historial crediticio para futuros préstamos.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?