Desde hace algún tiempo, España se ha planteado la rehabilitación de edificios de todo tipo a fin de hacerlos más amigables con el ambiente. Y es que, aunque pocos lo saben, la estructura tradicional de estas construcciones resultaba muy dependiente de la energía para funcionar. Rediseñarlas puede conllevar un ahorro importante a largo plazo y, sobre todo, una vida urbana más sostenible.

Pero como ocurre con casi todo en la vida, llevar a cabo un proyecto tan ambicioso requiere inversión. Y por más que el público reciba bien dichos planes, no todos tienen la capacidad económica para concretarlos. En parte por ello es que existen las ayudas para rehabilitación de edificios. Como referentes del sector inmobiliario, explicamos las ayudas vigentes hasta esta fecha.

¿En qué consiste el plan de rehabilitación residencial?

El plan de rehabilitación de edificios residenciales se ejecuta a través de cinco programas de ayudas financieras y beneficios fiscales. Cada uno de ellos tiene sus características, virtudes y limitaciones particulares, pero están diseñados para abordar las dificultades de cada contexto. De hecho, abarcan actuaciones a nivel de barrio, edificios y viviendas y las explicamos a continuación.

Programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de barrio

El programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de barrio articula ayudas para la rehabilitación de edificios residenciales, viviendas plurifamiliares y unifamiliares. Asimismo, incluye la regeneración y renovación urbana en determinados barrios o entornos urbanos; aunque, como es común, esto dependerá de sus condiciones particulares.

Aplicar esta ayuda para rehabilitación requiere delimitar el espacio como un Entorno Residencial de Rehabilitación Programada (ERRP). Para ello, es necesario que cumpla con dos requisitos. Primero, debe ser un barrio o zona delimitada territorialmente por la administración local o autónoma correspondiente; y al menos un 50% de la edificabilidad sobre rasante debe usarse como residencia, excepto por la planta baja.

Ahora bien, la distribución de las ayudas de rehabilitación de edificios dependerá de cada comunidad o ciudad autónoma. Para ello, es necesario hacer un diagnóstico sobre la situación demográfica, social, económica y ambiental del espacio a rehabilitar. Pueden concederlas de manera directa a la administración detrás de los proyectos siempre y cuando éstas justifiquen su puesta en marcha.

Programa de apoyo a las oficinas de rehabilitación

Entre las ayudas para rehabilitación figura el programa de apoyo a las oficinas tipo “ventanilla única” desde cero. Consiste en proporcionar parte de los fondos europeos para cubrir los costes de diseño, implantación y gestión de los equipos; así como de las oficinas que prestan servicios de información, tramitación y acompañamiento de las actuaciones de rehabilitación de viviendas y edificios residenciales.

Este programa de ayudas para rehabilitación también contempla la elaboración del libro existente y la redacción de los proyectos en cuestión. Por si fuera poco, también contempla el financiamiento de la actividad de oficinas que cumplan los requisitos que recoge el Real Decreto. Estas deben estar al servicio de los ciudadanos, comunidades de propietarios, empresas y agentes rehabilitadores.

Las ayudas para rehabilitación de este tipo serán de hasta 800 euros por vivienda. Encajan aquí las comunidades autónomas y ciudades de Ceuta y Melilla, así como entidades locales y otros entes u organismos públicos o privados. Aunque vale destacar que el financiamiento de estas actividades estará disponible hasta el 30 de junio de 2026.

Programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio

Los beneficiarios de estas ayudas para rehabilitación recibirán entre el 40 y 80% de los costes del proyecto; pero, al igual que en los otros programas, esto también dependerá del ahorro de consumo conseguido a través de la rehabilitación. Si este resultara lo suficientemente satisfactorio acorde a las metas, la subvención podría ser de hasta 100%, sobre todo en casos de vulnerabilidad.

Es decir, cuando se observen condiciones de vulnerabilidad económica en los propietarios o usufructuarios, las ayudas para rehabilitación cubrirán el 100% del coste. Dicho esto, las cuantías máximas para la rehabilitación de edificios oscilan entre los 6.300 euros a 18.800 euros por vivienda. He allí la importancia de presentar un proyecto que satisfaga las metas estipuladas.

Programa de ayuda a las actuaciones de mejora de la eficiencia energética en viviendas

Otra de las ayudas para rehabilitación es el programa de ayuda a las actuaciones de mejora de la eficiencia energética en viviendas. Los beneficiarios de esta subvención serán apoyados con el 40% del coste de la actuación. La cuantía máxima o límite sería de 3.000 euros por vivienda; mientras que el coste mínimo de cada actuación sería igual o superior a 1.000 euros por vivienda.

Programa de ayuda a la elaboración del libro del edificio existente para la rehabilitación y la redacción de proyectos de rehabilitación

Las cuantías de estas ayudas para rehabilitación de este programa dependerán del número de viviendas en el edificio. A pesar de ello, se estima un tope de hasta 3.500 euros por libro, así como hasta 30.000 euros por proyecto de rehabilitación. En este caso, la subvención se concede a través de convocatorias en concurrencia pública simple que publiquen las comunidades mencionadas.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?