Vender un piso con deudas puede hacerte sentir en una situación complicada. ¿Quién va a querer una vivienda con cargas? Esto puede dificultar la venta, es cierto, sin embargo, no quiere decir que vaya a ser imposible que vendas tu inmueble. Para ello, en Primer Grupo Gran Vía queremos darte algunas nociones de cómo trabajamos nosotros para que puedas vender tu piso con deudas sin problema.

Debes ser transparente con el comprador

Para vender un piso que tiene deudas es muy importante que seas transparente con el comprador. Por eso, contar con una inmobiliaria puede ayudarte a aumentar la confianza de este para que, finalmente, termine comprando tu piso. ¿Qué es lo que vas a necesitar? Un certificado de las deudas.

De esta manera, desde el primer momento en el que quieras vender un piso los potenciales compradores sabrán lo que van a adquirir. Pero, esto puede hacerte pensar que nadie va a querer hacerse cargo de un piso con deudas. ¡Esto es un error! En Primer Grupo Gran Vía ponemos a tu disposición algunas soluciones para que puedas realizar la venta sin ningún problema. Veamos cuáles son.

Soluciones para vender un piso con deudas

La primera solución para vender un piso con deudas es que te encargues tú de ellas. De hecho, puede que quieras realizar la venta para tener el dinero y saldarlas. En estos casos, esto debe quedar claro durante la compra y debe haber un papel firmado que le asegure a tu comprador que tú te encargarás de saldar la deuda. No obstante, hay otra forma de resolver esto.

Otra solución para vender un piso con deudas es que descuentes del precio de venta las deudas. De esta forma, ese dinero se lo queda el comprador que se hará cargo de pagar lo que está pendiente. Pero, de nuevo, debe quedar todo claro mediante documentos firmados.

En el caso de que la deuda tenga que ver con la hipoteca, en el momento de vender un piso puedes cancelarla. Así, si en el instante de vender su precio supera la deuda que está pendiente no hay problema alguno, lo podrás subsanar sin problemas. Debes tener en cuenta que hay una comisión por la cancelación de la hipoteca, sin embargo, te compensará al deshacerte del piso y sus correspondientes deudas.

Otra opción que puedes tener en cuenta al vender un piso es subrogar la deuda pendiente. Esto quiere decir que el resto de la hipoteca que quede por pagar lo hará el comprador de tu inmueble. La ventaja es que le puede beneficiar, ya que la vivienda le saldrá más barata al no tener que pagar su totalidad.

Vende tu piso sin preocupaciones

Vender un piso con deudas puede generarte muchas preocupaciones, pero en Primer Grupo Gran Vía nos ocupamos de esto, ya que sabrás que tu inmueble está en buenas manos. En todo momento de aconsejaremos sobre las mejores opciones para ti con respecto a las deudas y hablaremos con los compradores siendo completamente transparentes.

Aunque no lo creas, hay muchos compradores interesados en comprar una vivienda con subrogación de la hipoteca o disfrutando de un descuento si tú te haces cargo de pagar la deuda con el dinero que recibirás por la compra. Por lo tanto, que las deudas no se conviertan en una preocupación para ti, pues ¡puedes vender sin problemas!

Tanto si no puedes con las deudas que has contraído como si ya no te es posible continuar pagando la hipoteca, se puede vender un piso con deudas. En Primer Grupo Gran Vía haremos todo lo que esté en nuestras manos para que puedas sentirte aliviado de la carga que soportas sin ningún problema. ¿Estás preparado para vender, por fin, tu piso con deudas?

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?