A la hora de comprar un piso lo normal es iniciar un proceso de búsqueda entra las distintas posibilidades que encontramos en el mercado. Puedes adquirir una vivienda que aún no existe en un proceso que se suele llamar compra sobre plano. También existen edificios de nueva construcción ya listos para entrar a vivir como primeros residentes.

Otra opción es la compra de pisos de segunda mano que son aquellos que ya cuentan con cierta antigüedad y que ya han sido habitados por otros inquilinos o propietarios. El número compra de pisos de nueva adquisición como los de segunda mano presentan cifras similares, aunque podemos observar como en los últimos años existen repuntes en las transacciones con inmuebles de este último tipo.

Según datos proporcionados por el INE desde 2015 la venta de pisos de segundo mano desbanca a los de nueva construcción con creces en parte debido al freno en el mercado de la construcción inmobiliaria. Sin embargo, existen otras causas por las que los pisos de segunda mano son la opción preferida por muchos compradores.

Por un lado, aquellos que quieren conseguir una determinada ubicación en una ciudad encuentran en los pisos de segunda mano mayores oportunidades para comprar el inmueble que más se ajusta a sus necesidades.  Se suelen encontrar en entornos urbanos más desarrollados con mejores servicios, aspecto que hace fundamental su elección.

La mejor localización es la principal razón por las que los pisos de segunda mano aparecen como principal opción de compra. Pero podemos encontrar otros motivos como el precio. Las viviendas de nueva adquisición suelen ser más caras. Hay que tener en cuenta que a la hora de establecer el precio de una vivienda de segunda mano se considera su antigüedad.

Comprar un piso de segunda mano es la principal opción para los que adquieren una vivienda

Como contrapartida, como mucha probabilidad los pisos de segunda mano necesitarán ser reformados para poder conseguir las condiciones que buscamos para nuestra vivienda. Esto puede ser también una ventaja para aquellos que buscan comprar un espacio para conseguir una personalización completa. Por ello muchos tienen en cuenta el dinero de la reforma a la hora de la adquisición.

Conseguir una vivienda con opciones de personalización más amplias y con una localización excelente no son sólo las únicas ventajas de comprar un piso de segunda mano. También podemos ver como la carga fiscal es menor a la hora de adquirir este tipo de inmuebles ya que se paga el Impuesto de Transacciones Patrimoniales (que se suele establecer en el 4 por ciento)

Para las viviendas de nueva adquisición se paga el IVA que sube al 10 por ciento con lo que de nuevo encontramos que el precio final puede resultar más elevado.

Por otro lado, los pisos de segunda mano tienen mayor disponibilidad a la hora de ser adquiridos de manera efectiva ya que el nuevo propietario puede entrar a vivir una vez transcurrido el periodo de la hipoteca que suele ser en torno a los tres meses. Para la compra sobre plano pueden pasar años hasta que se haga la entrega efectiva con la posibilidad de retrasos y los perjuicios que pueden acarrear.

Por todas estas razones comprar un piso de segunda mano es la primera opción a la hora de adquirir una vivienda. Para conseguir las mejores oportunidades lo mejor es contar con el asesoramiento de expertos como los que encontrarás en Primer Grupo Gran Vía. Contamos con una gran base de datos donde podrás encontrar las viviendas de segunda mano más interesantes.

Contacta ya con nosotros para recibir más información.

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?